Aclaran las Damas de Blanco su postura ante envío de dinero desde el exterior















En la foto: Berta Soler y Laura Pollan

Por Carlos Serpa Maceira
Contacto Cuba, nov., 2006

Las madres, esposas y otros familiares de presos políticos que integran las Damas de Blanco en Cuba, aclararon sus posiciones en La Habana tras las declaraciones ofrecidas por Mirian Leyva, una de las fundadoras del grupo, a la Agencia española de noticias EFE y difundidas en sitios del internet.

Mirian Leyva opinó que opinó que "no debe haber fondos de ningún gobierno destinados a la disidencia", porque "no llega nada prácticamente a la oposición y lo fundamental es que sirve al gobierno cubano de pretexto para decir que son mercenarios y llevarlos a la cárcel. Estoy en contra de que haya fondos del gobierno americano y creo que si quiere ayudar al pueblo cubano debe levantar el embargo y permitir que haya comercio, turismo, intercambios académicos, que los cubanos puedan viajar sin restricciones a EE UU o enviar el dinero a su familia que ellos deseen."

La declaración de Leyva fue hecha a raíz de un informe de la Oficina de Supervisión del Gobierno (GAO) de Estados Unidos difundido el pasado miércoles 15 de noviembre. El informe precisó que de 34 grupos que reciben ayuda de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), diez fueron auditados y en tres de ellos se identificaron "gastos cuestionables", como la compra de chocolates, juegos de vídeo, carne de cangrejo, abrigos de cachemir y sacos de cuero para disidentes en Cuba.

El gobierno cubano reaccionó al informe señalando que la ayuda financiera de Washington es un programa corrupto, que a su vez genera corrupción, y señaló que el informe prueba "el vínculo político y financiero con Estados Unidos de la mayoría de los supuestos 'opositores' en la Isla".

La GAO revisó las ayudas otorgadas entre 1996 y 2005 a grupos norteamericanos que apoyan a la disidencia interna en la Isla, y que han recibido más de 65 millones de dólares para ayudar a los disidentes a promover la democracia. Esa ayuda fue aumentada a 80 millones de dólares en julio de este año.

Laura Pollan Toledo dijo: “Nosotras nunca le hemos pedido ayuda, ni económica ni de ningún tipo a ningún gobierno especifico, ni de Norteamérica, ni de Europa. Sí aceptamos y de buen grado toda la ayuda que voluntariamente nos ofrecen organizaciones no gubernamentales o cubanos en el extranjero. Nosotras aquí en Cuba no tenemos otra forma de mantenernos. Nuestros familiares están en prisión, tenemos casas que mantener, además necesidades de medicinas, de ropas por lo tanto sí le aceptamos todo lo que nos envíen, porque es una necesidad, no es un lujo.

En todas las épocas, en todos los países del mundo que han tenido situaciones similares a la nuestra han tenido ayuda de otros países. Cuba no es nada distinto, aquí cuando los mambises, recibieron ayuda de Estados Unidos, México y otros países. Cuando el doctor Castro fue a hacer el cambio que quería para eliminar la dictadura de Fulgencio Batista bastante ayuda recibió de Estados Unidos, México y de otros países. ¿Por qué nosotras que no tenemos en estos momentos nada, porque nos han cerrado todas las puertas, no vamos a aceptar la ayuda que nos dan?”

Julia Núñez Pacheco expuso: “Me sumo a la declaración de mis compatriotas,estamos de acuerdo en recibir ayuda ,n por somos mercenarias , y quiero agradecer la ayuda que hasta ahora no han prestado."

Dolia Leal Francisco indicó: “Sí necesitamos la ayuda solidaria de todos los hermanos, porque mi esposo estaba preso en Guantánamo, la ultima prisión de este país, yo tenía que moverme desde La Habana hasta Guantánamo. Sin trabajo ¿cómo yo voy a pagar un pasaje desde La Habana hasta Guantánamo? ¿Cómo yo le voy a llevar una jaba a mi esposo para llevarle comida? ¿Cómo voy a vivir en La Habana si no tengo dinero? Yo sí estoy de acuerdo en que nos den ayuda solidaria. Sí aceptamos la ayuda solidaria porque el gobierno cubano nos quiere aplastar.”

Berta Soler Fernández subrayó: “No estoy en contra de recibir ningún dinero, ni de ninguna ayuda de ningún lugar del mundo. Realmente necesitamos la ayuda, el pueblo cubano está pasando por un momento difícil económicamente, un momento difícil socialmente. Nosotras como esposas y familiares de los presos políticos aceptamos ayuda de cualquier lugar que venga. Es necesario cualquier tipo de ayuda para poder llevar los alimentos a esos hombres en las cárceles. Somos madres de familias, tenemos casas que mantener, y el dinero que recibimos es de personas que se sensibilizan con nuestro dolor.”

Alejandrina García de la Riva señaló: “Voy a agradecer eternamente a todas las organizaciones del exilio cubano, y a todas las personas y a todos los cubanos que han enviado ayuda a los familiares de los presos políticos, especialmente a Los Plantados hasta la Libertad y la Democracia en Cuba, al Grupo de Apoyo a la Democracia (GAD), a Acción Democrática Cubana, y a la Fundación Nacional Cubano Americana y demás organizaciones que han aliviado el sufrimiento de las familias para ir a a ver a los presos a las cárceles. Doy gracias a Dios porque todas estas personas nos han ayudado, le doy gracias a Dios porque estas personas continúen ayudándonos.”

Las Damas de Blanco reiteraron que la opinión de Leyva fue a título personal y no a nombre del colectivo de mujeres.

Reportó desde la Habana el periodista Carlos Serpa Maceira, de la Agencia de Prensa Sindical Press y Director del Buró de Prensa del Puente Informativo Cuba-Miami.

Informacion relacionada:

http://www.contactocuba.com/art1058.htm

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home