Lo que viene...

Escándalo de corrupción en La Habana

WILFREDO CANCIO ISLA
El Nuevo Herald
LOS CASOS de corrupción han sido frecuentes. En el 2003, la compañía Cubanacán fue el eje de otra escandalosa trama.
STR / AFP / Getty Images
LOS CASOS de corrupción han sido frecuentes. En el 2003, la compañía Cubanacán fue el eje de otra escandalosa trama.

Enfrascado en una intensa campaña contra la corrupción, las indisciplinas laborales y el robo de combustible, el gobierno cubano apenas ha querido ventilar un enmarañado caso de trasiegos ilícitos y manejos fraudulentos entre altos funcionarios de la cúpula estatal y empresas extranjeras.

La trama: la pugna entre la firma española Provimar S.A. y el grupo corporativo Weitnauer por monopolizar la comercialización en las tiendas cubanas libres de impuestos (duty free) tocó a las puertas de ejecutivos cubanos, que accedieron a otorgar preferencias y falsear licencias comerciales a cambio de sobornos en moneda dura. La espiral de violaciones siguió su curso y, en el verano del 2000, el representante cubano de Provimar costeó por $6,000 las vacaciones del director de logística de la megacorporación CIMEX junto a su familia en el exclusivo Hotel Tryp Club de Cayo Coco.

Hacia el 2002, Provimar expandió su catálogo y consiguió contratar los servicios sexuales de dos ciudadanas cubanas, que brindaban placeres carnales a los extranjeros que se decidían a negociar con esa firma.

En la cadena participaban cuatro hombres fuertes del CIMEX y uno del Ministerio de Comercio Exterior (MINCEX), un gerente cubano con estrechas relaciones dentro del Ministerio del Interior (MININT), así como otros empleados estatales, en su mayoría con títulos universitarios.

La corporación ADESA para servicios aduanales y la operadora Cascade Overseas S.A., encargada de la zona franca del Wajay, aparecen relacionados en la acusación fiscal.

''Fue un gran escándalo, pero no es el único cambalache de las altas esferas que está en marcha'', escribió un ex funcionario del MINCEX que pidió anonimato. ``Aquí todos ellos [en el gobierno] están tratando de posesionarse, establecer relaciones, guardar dinero y casar a sus hijos con gente de influencia, porque aquí ha dejado de pensarse en el presente y sólo se mira al futuro que está a la vuelta de la esquina''.

El caso fue inicialmente revelado por El Nuevo Herald en una serie de reportajes de febrero del 2004, cuando el expediente se encontraba en fase preparatoria. El gobierno cubano mantuvo estricto silencio sobre el proceso judicial y no fue hasta el pasado noviembre cuando la prensa oficial ofreció tímidas referencias a lo ocurrido, después que un tribunal desestimara un recurso final de apelación y confirmara las sentencias, que oscilaron entre cuatro y 20 años de cárcel.

Pero en la escueta información de la revista Bohemia se relacionaron los delitos, sin mencionarar los nombres completos de los sentenciados ni los pormenores de la conspiración delictiva. Sólo se dijo que el principal implicado se llamaba Iván, sin ofrecer más datos que apuntaran a la magnitud del escándalo.

El Nuevo Herald obtuvo una copia de las conclusiones acusatorias, elaboradas por el Organo de Instrucción de la Seguridad del Estado en La Habana y presentadas por la Fiscalía General de Cuba en el 2003.

Se considera que es el mayor caso de delitos de cuello blanco ocurrido en Cuba con nexos de firmas extranjeras desde que el régimen castrista autorizó las asociaciones económicas mixtas y flexibilizó el comercio internacional, a comienzos de los años 90.

Cadena de privilegios

El documento acusatorio -- de 19 páginas -- es prolijo en detalles y descarga la máxima responsabilidad en Angel Iván Esteva Matos, gerente cubano de la firma española Provimar.

El tráfico de influencias desplegado por Esteva en las diferentes dependencias estatales, facilitaba que los productos de Provimar se codificaran de manera expedita con los precios más bajos posibles para la venta al público, gracias a un mecanismo de privilegio establecido por CIMEX.

Sus colaboradores del CIMEX le informaban por adelantado los precios tentativos de los demás proveedores, de manera que Provimar pudiera mejorarlos siempre a su favor. Esteva, en cambio, no sólo pagaba jugosos sobornos que enviaba a través de las esposas de los funcionarios, sino que además les regalaba ropa de marcas, víveres, confituras, bebidas alcohólicas y equipos electrodomésticos.

En una ocasión Esteva no fue suficientemente generoso en sus dádivas con el vicepresidente comercial de CIMEX, Manuel Sanz Farrás, quien no tuvo reparos en reclamarle el pago de su ilícita actividad con una frase sugerente: ''Acuérdate de los pobres'', le dijo Sanz. Desde entonces no paró de acumular cuantiosos regalos de la mano de Esteva.

Las maniobras de Esteva se tornaron cada vez más insaciables. En los primeros meses del 2003 contrató a un corredor de permutas sin licencia para localizar una casa en el barrio habanero de La Lisa y comprarla de modo enmascarado e ilegal por $8,000. Luego localizó al mismo corredor para que arreglara una permuta desde La Lisa hacia una mansión en el Reparto Náutico, en La Habana, ofreciendo como recompensa $50,000.

Pero el hecho detonador se produjo entre abril y mayo del 2003, cuando Esteva extrajo nueve cheques de la cuenta de Provimar en el Banco Financiero Internacional (BFI) por la suma de $140,000, lo cual despertó sospechas de deserción.

El empresario catalán Juan Sunet Gutiérrez, propietario de Provimar, se percató entonces de que el lugar de su firma había sido suplantado para aventajar a la corporación Weitnauer México en el mercado duty free y se fue a denunciar los entresijos del caso a las autoridades cubanas.

La lista completa de sentenciados en el proceso (con sus edades actuales) es la siguiente:

Angel Iván Esteva Matos, gerente cubano de Provimar y luego de Weitnauer México. Natural de La Habana, de 42 años y nivel universitario, hijo de un oficial del Ministerio del Interior. Acusado por los delitos de soborno, malversación, proxenetismo y falsificación de documentos públicos y privados. Sentenciado a 20 años.

Ernesto Luis Ulmo Wert, jefe del Departamento de Compras de la División de Logística del CIMEX y jefe de ventas de las Tiendas Panamericanas. Natural de Matanzas, de 45 años y nivel universitario. Soborno. Sentenciado a ocho años.

Roberlando Jesús Reynaldo Rodríguez, director de Precios del CIMEX. Natural de Villaclara, de 40 años y nivel educacional preuniversitario. Soborno. Sentenciado a 10 años.

Arnaldo Elías Vega González, alias Veguita, director general de comercio minorista del CIMEX. Natural de La Habana, de 68 años y nivel de noveno grado. Reconocido como artífice de la libreta de racionamiento y asesor de Castro para la imposición de precios. Soborno. Sentenciado a ocho años.

Manuel Sanz Farrás, vicepresidente comercial del CIMEX. Natural de Manzanillo, de 67 años y nivel universitario. Soborno y falsificación de documentos. Sentenciado a 10 años.

Pavel Alexis Palacios de la Cruz, jefe de la Oficina de Servicios Aduanales del CIMEX. Natural de La Habana, de 40 años y nivel universitario. Soborno, robo y contrabando. Sentenciado a 18 años.

Pedro Gabriel Villar Barcia, director de la dependencia de Gestión Empresarial Externa del Ministerio de Comercio Exterior (MINCEX). Natural de Sagua la Grande, de 61 años y nivel universitario. Soborno y falsificación de documentos. Sentenciado a 10 años.

Alberto Gabriel Díaz Serpa, especialista principal de la División de Comercio del CIMEX. Natural de La Habana, de 60 años y nivel universitario. Soborno. Sentenciado a cuatro años.

Rolando Matos Gordillo, custodio. Natural de La Habana y de nivel universitario. Proxenetismo. Sentenciado a 9 años.

Orlando Romero Sotolongo, gerente comercial de la firma extranjera Cascade Overseas S.A. Natural de La Habana, de 40 años y nivel universitario. Soborno y contrabando. Sentenciado a ocho años.

Lucas Juan Corzo Obregón, sin vínculo laboral. Natural de La Habana, de 47 años y nivel universitario. Actividades económicas ilícitas. Se le ocuparon en su poder $10,000. Sentenciado a pagar una multa de 5,000 pesos cubanos.

El proceso dejó libre de toda culpabilidad al presidente del CIMEX, Eduardo Bencomo Zurdos, un urólogo que atendió por años al gobernante Fidel Castro y es considerado un hombre de absoluta confianza en las altas esferas del poder. Asimismo, quedó exento el ministro de Comercio Exterior, Raúl de la Nuez.

''Nadie cree que todo eso estuviera pasando sin que los grandes jefes estuvieran enterados'', apuntó un ex contador del CIMEX que reside en Naples, Florida, desde el pasado año. ``Las purgas nunca llegan a la cúpula, pues salpicarían a muchos de la élite de gobierno''.

Interrogado sobre el caso en la prensa oficial, Bencomo se limitó a decir que ``tenemos unos 2,000 cuadros y no se puede sacar la ejemplaridad de todos por la de estos cuatro tipos''.

CIMEX -- el mayor conglomerado empresarial de la isla -- cuenta nacionalmente con 1,500 establecimientos de venta al público, en los cuales laboran unos 24,000 trabajadores. Tiene 80 compañías y sucursales internacionales, y sus ingresos superan los $1,000 millones anuales. La inmobiliaria CIMEX, Havanatur, Havanautos, BFI, la discográfica Abdala y la casa de modas La Maison están bajo su sombrilla corporativa.

Tampoco fue encausado Sunet, aunque el documento apunta que había sido partícipe de las irregularidades cometidas ''hasta que le convino''. Sunet, que radica en Barcelona, nunca ha respondido las llamadas de El Nuevo Herald.

Provimar abrió su filial en La Habana en 1995, mediante un contrato de suministro para la venta a bordo de Cubana de Aviación. Cuenta con más de 40 almacenes en España, Gilbraltar, Kosovo, Bosnia-Herzegovina y Cambodia. Se estima que hasta el 2003 sus ganancias en la isla superaron los $4 millones, distribuyendo en exclusiva mercancías que burlan el embargo estadounidense (los chocolates Toblerone, de Kraft, y los perfumes Hugo Boss, de Procter & Gamble).

La ira de Fidel Castro

En un acalorado llamamiento contra la corrupción el 17 de noviembre del 2005, Fidel Castro prometió una ''guerra sin tregua'' y aseguró que se trataba de un asunto de vida o muerte del que debía mantenerse informado al pueblo cubano.

La ira del discurso de Castro tenía un poderoso motivo de actualidad que pasó inadvertido entonces para la audiencia y la prensa extranjera. Por esos días se efectuaba a puertas cerradas el juicio del caso Esteva-CIMEX con el jugoso expediente de evidencias delictivas.

A pesar de las promesas de Castro de informar a los ciudadanos, nada trascendió hasta fines de este año, con el país bajo el mandato temporal del general Raúl Castro.

En el Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), celebrado en septiembre, Raúl reclamó a los trabajadores sentirse ''dueños de los medios colectivos de producción'', y enfatizó que no se puede exonerar de su gran responsablidad'' a empleados y sindicalistas. En ese Congreso fue nombrado al frente de la CTC, Salvador Valdés Mesa, considerado un hombre de máxima confianza de Raúl.

La CTC está elaborando un nuevo reglamento de disciplina laboral, que entrará en vigor en abril del 2007, el cual establece obligaciones para elevar la eficiencia productiva y ``evitar las ilegalidades e indisciplinas en los centros de trabajo''.

En los últimos cinco meses -- con Castro apartado de la escena pública -- la prensa oficial ha publicado numerosas denuncias sobre robo y despilfarro en las dependencias estatales, así como los ''castigos ejemplarizantes'' a responsables de centros de servicios, puntos agropecuarios y firmas comerciales.

Más de la mitad de las 22,692 auditorías practicadas de enero a agosto en centros de servicios y empresas comerciales estatales, evidenciaron problemas e irregularidades legales, según un informe oficial que se publicó el pasado octubre.

En la edición digital De El Nuevo Herald pueden consultarse las conclusiones de la fiscalía, preparadas por el Departamento de Seguridad de Cuba. Habana.

3 Comments:

At 7:30 pm, Anonymous Anonymous said...

todo lo realmente leido es una destrucción total al ser humano, donde la verdadera realidad de los hechos no se plasman como realmente ocurrieron , lo principal es desmoralizar a un ser humano , donde nunca se ha dicho la Verdadera verdad , oculta detras
del
uniforme verde Olivo de la seguridad Cubana donde de los Oficiales a cargo del caso , todo orientado por Carlos Lage. Donde todo lo ocurrido era del conocimiento y aprobación de Oficiales del departamento 4 de la seguridad del estado, No existen hoy pruebas pues fueron quemadas por ellos mismos para coger al Sr. esteva como chivo espiatorio y responsable total de los hechos ocurridos, hoy existe un solo culpable en Prision. Pues la Verdad No se permite que salga a la luz, las cartas no se contestan, Existe y el engaño a los diferentes niveles del gobierno pues las quejas llegan hasta un punto que no permiten que la Verdadera VERDAD SALGA A LA LUZ.
Mchas Gracias.

 
At 9:09 am, Anonymous Anonymous said...

....Los verdaderos culpables son los empresarios corruptos que llegan a Cuba con sus inversiones,sus pedazos de carros y utilizan a los cubano (tontos)que se dejan asombrar por sus galanterias baratas y sus prevendas para obtener ganacias y ganarles a la competencia como es este caso un ejemplo...luego estos interpreneur, se dan el piro pa su país y dejan a los cubanitos embarca´o como se dice en buen cubano.Sin comentario la corrupcion interna, tambien,de Lage y Roque...por ejemplo, que con el tiempo se supo quienes eran realmente...Esta es la verdad verdadera, luego; cuando los agarran, es todo mucho más facil echarle la culpa a la g2 y a la revolucion de Fidel Castro....

 
At 3:19 pm, Anonymous Anonymous said...

no debemos culpar a los extranjeros por utilizar a nadie, sino de los que mienten y utlizan un uniforme del minint para desatar su ira en la prepotencia de los organos de la seguridad del estado , abuzan mienten y organizan un caso violando la ley y engañando a esos cubanos que le llaman tontos pues lo usan para que traisionen a sus propias empresas extranjeras y organizando juicios sumarisimos basados en la mentira e intimidando a menores de edad con tal fin de lograr su objetivo, y no pasa nada , uno se queja y nada, nada, se puede con decir la verdad, la verdad en cuba es carcel.

 

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home